¿Narbona hebrea?

Cristina Narbona sí lo sería, que hay referencias a un docto Narbona de esa etnia, pero a la nota sobre la Occitania se pueden añadir precisiones: antes que Pipino estuvo el reino de los visigodos, que quizás siguiendo la costumbre tipo ‘enjambre de abejas’ que indica Nicolás Maquiavelo en su ‘Historia de Florencia’, que cuando faltaban los recursos, un tercio de la población, hombres, mujeres, niños, animales y autoridades se ponían en marcha buscado otro asentamiento, salieron de la zona del río Dniéper, hacia el sur, se toparon con los hunos, se desviaron al oeste, y entraron, por la fuerza, en el imperio del SPQR, que les había estado hostigando, y ninguneando, a pesar de que un romano dijo que ‘Los godos eran los más civilizados de entre los bárbaros’; tras el saco de Roma (el de los tiempos de Carlos V se debió a que el condestable de Borbón no pagó a las tropas (¿Se lo llevó?), y los Landsknecht, ‘servidores públicos’, decidieron cobrarse ‘en especie’ y ‘sobre el terreno’), de donde salieron enseguida, ahí no había ‘nada que rascar’, se establecieron en el país de Oc, acabando como ‘foederati’ de Roma, que les llamó para luchar contra Atila, al que vencieron en la batalla de los campos cataláunicos.

El nombre ‘Aymeri’ se usa hoy, un trovador Aymerich fue el cantor del ‘Amour courtois’, y Aymerich vendría a ser un sinónimo de Alberico u Oberón.

De las cruzadas, promovidas por el ‘pontifex maximus’, un cargo imperial romano, se trajeron a Europa la lepra, como los ‘conquistadores’ importaron la sífilis de las Américas.

Los francos son como son, y con la excusa de su rancia catolicidad, expulsaron a los visigodos arrianos (que les predicó a Jesús el Cristo el obispo Ulfilas, y parece que interpretaban al pie de la letra el fragmento del AT que dice de la ‘sabiduría’, que bastantes teólogos identifican con Jesús, el Hijo: ‘Antes de los siglos fue creada’, luego si era creada, no era engendrada, la cosa es que esa ‘sabiduría’ más bien se corresponde a la Minerva griega, el búho de Atenas, que los atenienses sabían que era infernal, como el anciano barbudo de muchos textos sería Cronos, Kairós, Saturno, Renfan -Jn 6, 46), de su reino con capital en Toulouse, más tarde en 1307, los francos asesinaron y expoliaron a los templarios, dejando vía libre en toda Europa a la banca tribal, que seguro pagaría, como los AbdYah: ‘Abadía’, ‘Labadie), pusieron dinero para el asesinato del inquisidor san Pedro de Arbués, institución la inquisitorial casi siempre a cargo de dominicos, y Guzmán, ‘Osmán’, ‘Haussmann’, ‘Guttmann’, del ‘clan de los guzmanes’, Teba, Málaga, es apellido de converso, como lo es Torquemada, que forzó a los reyes católicos a la expulsión, como Espina, confesor de Isabel, había sido ‘rabino’, institución surgida en el siglo III.

Los visigodos no tenían otro sitio donde ir que la península ibérica, sumida en el caos (‘Las fieras del campo, cebadas en los cadáveres de los que habían muerto de hambre, comenzaban a atacar a los vivos’), como hoy el Magreb, ‘primavera’ lo llaman, porque el general romano Geroncio, que estaba en un motín imperial, desde Zaragoza abrió paso a alanos, suevos y vándalos que merodeaban por las Galias.

Ante el vacío  de poder, los visigodos, y los que entraron en Canarias no eran ‘godos’ sino francos, empezaron a gobernar, con sus autoridades y sus normas, y se hicieron pagar: ‘Merece el trabajador su salario’, con la incautación de tierras, ‘el tercio godo’. Sobre 300 mil godos entraron en la península, para una población de celtíberos de unos 3 ó 4 millones, siempre cobraron menos impuestos los visigodos que los romanos, y tampoco eran angelitos los celtíberos, a ver cuantos tenían raíces en los sanguinarios romanos, porque en los Pirineos Orientales franceses hay un río ‘Muga’, frontera en euskera, y ‘Jalón’ tuvo el mismo papel: demarcar el territorio euskaldún y el celtíbero, de donde se puede deducir un arrinconamiento progresivo de los baskos en su tierra de hoy (Gu ta gutarrak).

Un Vidal Abnarrabí (de Ibn Arabí, los médicos hebreos solían adoptar apellidos árabes para pasar desapercibidos), cambió su apellido por: ‘Aymerich’ en Girona, 1492, las conversiones masivas tuvieron lugar en 1391, tras las masacres, en cuya promoción participaron algunos elementos del clero; hoy habría bastantes Aymerich en Girona, y en juderías como las de Smirna y Salónica.

Keretanís

Keretanís suena igual que ‘Cátaros’ (pero también como ‘Querétaro’), o ‘albigenses’, por la ciudad de Albi, herejía que impulsó el establecimiento de la inquisición en el siglo XIII.

El resumen de Marchena del ‘Manual de Inquisidores’ de Nicolau Eimeric, clérigo muy vilipendiado entre los hebreos, tras haber enviado Eimeric a la cárcel (las condenas inquisitoriales a perpetuidad nunca lo eran) a Astruc Dapiera (como Astrud, Ostridge, Escrooge, Escrich, Esbrit, Estrugo,…) convicto de hechicería, al que ciertos sitios ‘hebreos’ presentan como ‘mártir’, cita un comentario de Domingo de Guzmán, Osmán, Haussmann, Guttmann, del clan de los guzmanes de Teba, Málaga, conversos, fundador de la orden de predicadores, que decía querer ‘ser yunque’, la parte contraria, femenina, al: ‘Si naciste pa martillo, del cielo te caen los clavos’, del matón, psicópata ‘Pedro Navaja’, el Mackie Messer de la ‘Drei Groschen Oper’, Kurt Weil. El tal Domingo dicen que se ponía ‘contento’ viendo reventar en la hoguera a los albigenses. Agur. Salut +